Es el juego del círculo que calma e ilumina al Ser.

Los humanos siempre hemos tenido una fascinación por el círculo. Lo experimentamos en toda la naturaleza, en la espiral de la Vía Láctea, los planetas en órbita y los ciclos de la vida misma. Como niños, también descubrimos que podemos usar un crayón para hacer formas circulares en papel; es una etapa universal del desarrollo artístico que cada niño en o experimenta. De hecho, es el primer hito importante en la creación de imágenes y, por esa razón, el dibujo circular de un niño puede ser una de las primeras representaciones del Yo.

Las formas circulares en el arte a menudo se conocen como mandalas, la palabra sánscrita para «círculo sagrado». Durante miles de años, la creación de diseños circulares, a menudo geométricos, ha sido parte de prácticas espirituales en todo el mundo y casi todas las culturas han venerado el poder del círculo. Las culturas orientales han usado mandalas específicos para la meditación visual durante muchos siglos; el Kalachakra budista tibetano, también conocido como la Rueda del Tiempo, es probablemente uno de los mandalas más famosos e ilustra simbólicamente toda la estructura del universo. Las formas circulares se encuentran en el monumento prehistórico de Stonehenge en Inglaterra y en el laberinto del siglo 13 en la base de la Catedral de Chartres en Francia. Los buscadores espirituales han creado constantemente mandalas para manifestar lo sagrado a través de imágenes y han evocado el círculo en el ritual y la creación artística con el propósito de la trascendencia, la atención plena y el bienestar.

Se le atribuye a Carl Gustav Jung la introducción del concepto oriental del mandala al pensamiento occidental, él creía que este símbolo representaba la personalidad total, también conocido como el Sí mismo. Jung notó que cuando una imagen de un mandala aparecía repentinamente en sueños o arte, generalmente era una indicación de movimiento hacia un nuevo autoconocimiento. Observó que sus pacientes a menudo creaban espontáneamente dibujos circulares y era una indicación sobre su propia experiencia personal profunda. Desde 1916 hasta 1920, Jung creó pinturas y bocetos de mandalas que sentía correspondían a su situación interna en ese momento. Él creía que los mandalas denotaban una unificación de opuestos, servían como expresiones del Yo y representaban la suma de quienes somos.

La terapeuta de arte Joan Kellogg pasó gran parte de su vida desarrollando un sistema de comprensión de la sabiduría del mandala, al que llamó «Gran Rueda». En su teoría sobre patrones, formas y colores en mandalas, Kellogg integra partes de los descubrimientos de Jung y su propia investigación que abarcó varias décadas. En particular, postuló que nuestra atracción por ciertas formas y configuraciones encontradas en los mandalas transmite nuestra condición física, emocional y espiritual actual en el momento. Kellogg también desarrolló una serie de tarjetas, cada una con un diseño de mandala diferente que representa rasgos de carácter, relaciones interpersonales, aspiraciones y el inconsciente, que cambia constantemente dentro del ciclo de vida de la Gran Rueda del Mandala.

Un sistema completo para analizar el arte del mandala evolucionó a partir de los conceptos de Kellogg, evaluando todo, desde la personalidad de un individuo hasta la salud física. No puedo decir que haya suficiente investigación para justificar la interpretación mediante el uso de una fórmula de este tipo. La idea de interpretar los símbolos encontrados en los mandalas intriga a muchos terapeutas del arte y analistas junguianos que buscan el significado en las imágenes. Pero para mí, el poder evocador y sanador del mandala es mucho más que el simple hecho de encontrar símbolos. Es realmente el proceso creativo de hacer mandalas lo que nos ayuda a repasar la experiencia universal del círculo y, como Jung descubrió, nos ayuda a experimentar y reflexionar sobre la esencia de quienes somos aquí y ahora.

Hacer un dibujo del mandala o dos no puede hacerte daño y es posible que incluso te resulte un poco relajante y  desestresante. Si deseas probar con tu propia creación  dibujos de mandala, todo lo que necesita es un conjunto de buenos lápices de colores o pasteles al óleo, lápiz y borrador de grafito, regla, papel y una placa redonda o compás para hacer un círculo. Pruebe un círculo de aproximadamente 25 cm de diámetro, pero puede usar cualquier tamaño de papel para hacer su dibujo. El papel blanco está bien, pero también prueba con una hoja de papel negro. Debido a que el dibujo en mandala puede ser una experiencia muy relajante y meditativa, es posible que desee tocar música instrumental suave para establecer el estado de ánimo. Si se compromete a realizar dibujos de mandala durante semanas o meses, también encontrará que el contenido y el estilo cambiarán junto con su personalidad, emociones y experiencias.

Según Jung, los mandalas simbolizan «un refugio seguro de reconciliación interior y plenitud». Tienen el potencial de invocar algo universal dentro, tal vez incluso el proverbial Ser arquetípico. Y al mismo tiempo, nos brindan una experiencia de plenitud en medio del caos de la vida cotidiana, haciendo del «círculo sagrado» una de las mejores intervenciones de terapia de arte para calmar el alma y encontrarse con uno mismo.

Tomado de: @ 2010 Cathy Malchiodi, PhD, LPAT, LPCC

Traducción: Emilia Raggi Lucio.

www.cathymalchiodi.com

A %d blogueros les gusta esto: